Especificaciones para citar usando el estilo APA

documento

Estilo APA

Anuncios

Te quejas de tu profesor?

Empecemos por aclarar que la queja es una protesta o querella que hacemos ante una autoridad a causa de un descontento o inconformidad. Somos libres de quejarnos, y no está de más decir que debemos hacerlo siempre y cuando tengamos motivos reales para hacerlo y sea el momento adecuado. Me pregunto si nacemos con ella o la aprendemos?

Pero qué pasa con esos que se quejan demasiado o aquellos que lo hacen muy poco? He vivido la molestia de la queja constante muy de cerca, mi padre no ha dejado de hacerlo desde que nací, y créanme, es agobiante! Quizás es por eso que a veces siento que soy de las que se queja poco y busca lo bueno o positivo de cada situación. Ahora, qué tan bueno es eso?

Pero volvamos al tema. Desde que inicié mi vida universitaria no he parado de escuchar a los estudiantes criticar a sus maestros, tan así que decidí no preguntar por la forma de ser de maestros que estoy por conocer porque me percaté que nunca recibía una respuesta positiva. Se han dado cuenta de eso? 

Que pena me da. Los estudiantes no nos damos cuenta que nos hacemos daño y que somos nosotros los que mas necesitamos cambiar. Si el profesor exige mucho, es malo, si exige poco, quiere decir que no prepara su clase y nos sentimos desmotivados, pero aquellos que están en la media son aburridos y ordinarios.

Cambiemos esta actitud. Los maestros tenemos un gran desafío al motivar en una era de revolución tecnológica y hacer que el conocimiento que nuestros estudiantes van a adquirir sea significativo. Como estudiantes, quejémonos con justicia, reconozcamos las fortalezas de nuestros profesores y hagamos nuestro mayor esfuerzo en cada asignación, y que cada maestro que nos toque sea un impulso para ser mejores profesionales. 

Por qué ser puntual?

Ser puntual es un hecho en el que muchos dominicanos fallamos a diario. Sin lugar a dudas no queremos ser impuntual, ningún profesional quiere, pero la realidad es que a pesar de hacer los ajustes necesarios por reconocer que estamos fallando, seguimos fallando, como si fuera una maldición, como si nos faltara constancia.

Quiero destacar que la puntualidad es un valor. La puntualidad se construye por el esfuerzo de estar a tiempo en el lugar adecuado para cumplir nuestras obligaciones: una cita del trabajo, una reunión de amigos, un compromiso de la oficina, un trabajo pendiente por entregar o una reunión en la iglesia.

Según Juan Manuel Gozáles, uno de los beneficios de ser puntuales es que “Nos hace ordenados y eficientes. La disciplina de la puntualidad hace que nos concentremos más y mejor en la tarea que estamos realizando. Eso permite que realicemos más actividades en menos tiempo, sin divagar ni caer en distracciones inútiles.” Gonzáles M. (2010). “Educar en la Puntualidad”, tomado de http://www.eduinnova.es/feb2010/PUNTUALIDAD.pdf

Quiero compartir algunos consejos que espero sean útiles si necesitas ayuda con este  importante valor.

  1. No postergues la hora de levantarte: Si eres de los que pulsa el botón de repetición en su alarma y vuelve a dormir,  pon tu alarma fuera de tu alcance. El movimiento físico de la cama será una manera segura de salir de la cama.
  2. Saber qué vas a desayunar desde la noche anterior: la gente puntual tiende a tener sus mañanas preparadas antes de ir a la cama la noche anterior. Sus zapatos y llaves están en la puerta y su desayuno ya está listo. Algunos incluso dejan su ropa lista la noche anterior.
  3. Termina tus tareas a tiempo: La gente que es consciente del tiempo traza sus tareas con antelación y entiende cuánto tiempo deben dedicar a cada proyecto. Haz la pregunta: “¿cuánto tiempo tomará esto?” y descubrirás que es más fácil resolver las cosas.
  4. Toma tiempos “muertos”: más que abrumarnos por el hecho de estar desocupados mientras esperamos en el doctor por ejemplo, es un buen momento para ponernos al día con tareas simples como enviar correos electrónicos, leer un libro o hacer alguna llamada a un familiar.
  5. Educa tu habilidad de calcular meticulosamente: Las personas puntuales planifican meticulosamente sus días, desde el tiempo que les tomará caminar hasta los minutos en el tráfico, lo que significa que rara vez se retrasan. Si quieres ser así, sólo tienes que medir el tiempo que te toma completar tareas simples durante tres días seguidos.

Empieza haciendo estos pequeños cambios y verás como tendrás grandes resultados.

Referencias tomadas de: Apolinar S. (2015) “5 trucos para convertirte en una persona puntual”. www.swagger.mx/radar/habitos-personas-puntuales